febrero 10, 2014

Frozen - una aventura congelada




     Una profecía condena a un reino a un invierno eterno. Así que Anna se ve obligada a unirse a Kristoff, un audaz hombre de las montañas, y emprender un viaje épico en busca de la Reina de la Nieve para poner fin al gélido hechizo.
      Anna y Kristoff harán frente a temperaturas extremas propias del Everest, a criaturas místicas y lucharán contra los elementos en una carrera contrarreloj para salvar al reino de la destrucción más absoluta.
 
Nota: la reseña puede contener algún que otro comentario de la trama, tratando de no caer en spoilers.
 
Fuente sinopsis: www.elmundo.es


     Dado que esta era la última película de los estudios Disney tenía que verla, y no me defraudo aunque por algún motivo pensé que seria diferente en algunos aspectos.
 
     Frozen nos presenta la historia de dos hermanas: Anna y Elsa, esta última con el poder de congelar todo lo que toca. En un principio todo es tratado con normalidad, las niñas se llevan de maravilla, sus padres apoyan a Elsa con su "rareza" y el reino en el que ambas habitan y del cual serán futuras soberanas vive feliz y tranquilo; sin embargo un buen día un incidente que involucra a ambas niñas hace que sus padres comiencen a considerar que hacer con los poderes de su hija Elsa, así que deciden aislarla de Anna para evitar males mayores.
 
 
     Así pasan los años y en medio de un suceso y otro Elsa -por ser la mayor- se convierte en la nueva reina de Arendelle, respetada por todos y -a pesar de su aislamiento- querida por su hermana menor, de cualquier manera ella se siente como un bicho raro y teme que un buen día su poder acabe con todo lo que tanto ama. Para empeorar las cosas, Anna ha tomado una decisión precipitada y absurda: casarse con un hombre al que apenas acaba de conocer en medio de la coronación.
 
 
     Es allí cuando una discusión, una serie de palabras que no debieron ser dichas y el temor de la nueva reina hacen que se desate el invierno eterno contra el que su hermana menor deberá luchar, en compañía de un vendedor de hielo llamado Kristoff y un muñeco de nieve que desea poder asolearse en la playa.
 
     La película tiene buenas bases: el amor fraternal y familiar, tiene personajes interesantes (y algunos que no lograron calar en mi), y una fotografía y animación impresionantes. Destacan sobre todo la arquitectura de los castillos y los detalles de las puertas, vestimenta y exteriores donde se desarrolla la historia.
 
     Una de las cosas que creí sería de otra manera, fueron los antagonistas: no cabe duda que el principal antagonista salió de la nada para sorprender convirtiéndose en una personaje clave, cosa que me fascino porque no me lo esperaba pero los malvados que lo rodeaban me parecieron un tanto innecesarios.
 
     Otra cosa que me pareció profundamente interesante fueron las razones del antagonista al momento de platicar con la princesa Anna, nunca esperas que diga las palabras que dijo porque tienen gran contenido para la trama de la película y eso te deja out.
 
 
 
     Una de mis escenas favoritas fue el previo a la coronación en el que Anna canta una melodía mientras se pasea posando sobre escenas de cuadros gigantes que decoran un salón de estar, creo que los animadores se lucieron con esa secuencia.
 
     Kritoff el chico que acompaña a Anna en la aventura me gustó, el personaje era agradable y sus diálogos bien creados.
 
     Si bien es una excelente cinta, no es lo que siempre esperamos de Disney.
 
     No hay un príncipe que salga a salvar el día, no hay una princesa frágil a la que todos amamos y al mismo tiempo queremos que sea capaz de ayudarse a si misma a salir de su situación, tampoco hay una boda en la escena final... creo que Disney se ha adecuado perfectamente a los tiempos: las princesas ya no son lo que eran, no requieren de nadie que las salve y el beso de amor fue sustituido por la posibilidad de un romance a largo plazo. Y eso es exactamente el principal atractivo de Frozen, porque de echo el invierno acaba de una manera completamente diferente a lo acostumbrado, el romance es más maduro y los personajes tienen más matices.
 
 
 
Otro punto a resaltar es que esta película prácticamente es un musical animado, ciertos diálogos en determinadas situaciones son sustituidos por canciones... por tanto si no te gustan los musicales pero tienes curiosidad de verla, te recomiendo que te prepares a escuchar canción tras canción.
 
Dado que mis predicciones al Oscar de animación se fueron al traste *risas*, Frozen debería alzarse con la estatuilla porque ciertamente su animación es FANTASTICA.
 
 
4 / 5

Fuentes imágenes: www.lanuevanoticia.com / www.pop-break.com / www.cinemania.es / www.elseptimoarte.net (todas tomadas sin ser alteradas, se colocan tal cual estaban en las fuentes)

3 comentarios:

  1. tengo muchas ganas de verla... pero esperare a que salga en dvd!
    Saludoos

    ResponderEliminar
  2. ¡Olaf es la onda! En lo personal, me pareció que Frozen es una historia agradable, al principio no me convenció tanto que cantaran en cada escena pero la verdad es que la música es muy pegajosa y se disfruta mucho. ¡Vale la pena!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!! Si, Frozen es una gran historia!! Gracias por comentar :P

      Eliminar

Gracias por tu comentario :), por favor recuerda ser respetuoso al emitir tu opinión...