octubre 09, 2013

II historia corta


 
ESCURRIDIZA

 

     La mañana pintaba fabulosa, de seguro aquel sería el día en que concebiría el proyecto que lo haría famoso… quizás sería el dibujo de una doncella de largo cabello rubio que decoraría las páginas de un libro de cuentos, o tal vez crearía un personaje fascinante digno de comics, ¿quién sabe? Suspiró mientras bebía de su taza un sorbo de café caliente y se acercaba a su mesa de dibujo, estaba algo presionado por su jefe pero creía que trabajaba mejor de aquella manera.

     Dejó la taza a un lado y comenzó a pensar tranquilamente al tiempo que tarareaba una canción; hubo cerca de quince minutos de sequía creativa, para que luego se formase en su mente la imagen que tanto había buscado. Sonrió contento y tomando el lápiz del bote que tenía junto a su mano derecha, se preparó para plasmar tan elocuente perfil en papel, y lo hubiese hecho de no haber sido porque en ese instante ocurrió algo extraordinario. La sensación inicial fue realmente extraña: como si algo entre liquido y gaseoso se escurriera poco a poco fuera de su oído izquierdo, se asustó pero lo disimuló a pesar de haber estado completamente solo.

      A todo esto lo siguió un frío repentino un tanto desagradable y lo próximo fue ver una especie de nube de mediano tamaño color rosa fuerte flotando ante sus ojos.

     Mike se quedé tieso en su lugar, como si lo hubiesen unido con cemento a su silla mientras observaba como la nubecilla comenzaba a doblarse sobre sí misma, hasta que en su centro se abrió una pequeña línea que comenzó a bostezar suavemente como desperezándose. En ese instante el hombre de cabellos rubios y ojos azules recordó todo de sopetón: ya en una ocasión cuando tenía ocho años, su abuelo le había contado sobre algo llamado fuga de ideas; Por aquellos días le había resultado una historia muy divertida, y dado que era solo un niño jamás creyó que pudiera ser cierto. Esa pequeñas nubecitas son muy escurridizas, debes tener cuidado. Si quieres evitar perderla debes tener siempre un frasco vacío a la mano.

     Y dado que siempre le había hecho caso a todo lo que su abuelo le decía, Mike contaba con un frasco de vidrio en su escritorio por si a las moscas. Le echó una rápida mirada a la idea, que para aquellos momentos parecía simplemente flotar con aburrimiento a su alrededor; con un movimiento suave tomó el frasco y le retiró la tapa. Hizo un gesto poniéndose de pie sin quitarle la mirada a la nube rosa quien sin embargo, se convulsionó al verlo acercarse.

- No pasa nada – dijo sintiéndose un poco extraño de tener que hablarle a un cúmulo de gas – solo te pondré en este frasco y luego regresaras a mi cabeza

       La idea no pareció muy contenta por lo que comenzó a flotar en dirección al techo del departamento, Mike asustado se apresuró a seguirla hasta que ella decidió descansar un rato a escasos dos o tres metros sobre el sillón de la sala. Luego tendría que lavar los cojines, pero poco le importaba… aquella idea valdría un buen dinero si lograba materializarla, así que de un salto subió al mueble y se lanzó a atraparla.

     De cualquier forma, la idea se movió con rapidez provocando que Mike fuese a parar al suelo de bruces, esto sólo ocasionó un sinfín de malas palabras que parecieron serles hilarantes a la nubecilla quien botaba en medio del aire con aparente encanto.

     Perturbado por el golpe, la falta de aliento y la burla de su propio pensamiento, el hombre se lanzó en una feroz persecución: corrió tras la idea a través del cuarto, haciendo caer todos los marcos de fotos que tenía a su alrededor -incluyendo un par de lámparas que su novia había escogido para él hacía dos días-, igualmente cruzó el departamento y fue a parar a la cocina, en donde la vil nubecilla se escudó tras los frascos de sal, azúcar y café, que fueron a dar sobre la baldosa blanca creando un diseño enrevesado de granos bicolor; un segundo después Mike saltó sobre la lavadora, la secadora y finalmente acabó tendido en el suelo con el frasco bien sujeto en su mano derecha y la mirada clavada en la mordaz nube que ahora exhibía un color rosa chicle.

      Imaginó de que otra manera podría atraparla: quizás con una olla le sería más sencillo, después de todo un frasco era algo demasiado pequeño… pensando en esto, tomó una bocanada de aire, se levantó y le dio la espalda a la idea quien a su vez se quedó estática en su lugar. Mike dejó el frasco sobre la barra de mármol negro y con cuidado tomó una de las ollas más grande que encontró en el gabinete, un instante más tarde encaró a su caprichoso paradigma.

- Esta vez no escaparás – dijo con voz decidida

     La idea simplemente dió un giro y se abrió como un espiral de color rosa algo perlado ¡que osadía! Claramente se estaba burlando de él. Entrecerró los ojos y luego se lanzó hacia adelante agitando la olla en el aire. Hubo un leve tintineo metálico que lo hizo sonreír: la había atrapado, pero en medio de su caótica persecución había olvidado tener una tapa con que encerrarla a mano, de manera que la idea se escurrió de nuevo fuera del recipiente temblando ligeramente.

     Maldijo a voz en cuello mientras la nube iniciaba nuevamente su recorrido por el lugar, hasta que por fin logró su cometido: llegar al gran ventanal que abría pasó al exterior. Con los ojos abiertos como platos, Mike apuró el paso, pero ya era muy tarde… el gaseoso pensamiento acababa de abandonarlo para siempre. Abatido por la pérdida, el rubio caminó de regreso a su mesa de dibujo en donde se dejó caer sobe la silla mientras pugnaba por generar una nueva idea ¡eso sí! En esta ocasión tendría todo el cuidado necesario para evitar extraviarla una vez más.

6 comentarios:

  1. Muy buena historia;te felicito;tremenda idea, jajajaja debe andar dispersa por ahi buscando a que otra alma creativa burlar! Un abrazo agradecido por tanto agradable momento! FEVC

    ResponderEliminar
  2. La he amado enserio, creo que es una gran metáfora, bueno al menos para mi fue eso, me hizo recordar cuantas de ellas se me habrán ido al igual de que la de Mike, de ahora en adelante procurare tener una olla con tapadera. jajaaj

    ResponderEliminar
  3. Me pareció muy divertido el relato y bastante original. Estaré pendiente de que publicas :)

    Pasate por mi blog si quieres, acabo de comenzar con una historia:
    http://loca-escritura-magica.blogspot.com.es/2015/04/por-que-no.html?m=0

    ResponderEliminar
  4. Me pareció muy divertido el relato y bastante original. Estaré pendiente de que publicas :)

    Pasate por mi blog si quieres, acabo de comenzar con una historia:
    http://loca-escritura-magica.blogspot.com.es/2015/04/por-que-no.html?m=0

    ResponderEliminar
  5. Qué tierno, pobre Mike. A veces siento que me pasa algo parecido. Muy lindo el relato.
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola! Me encantó el relato, fue realmente muy entretenido leerlo. Lo voy a compartir :D

    Yo también tengo un blog, si quieres puedes echarle un vistazo: http://welcometoroxyland.blogspot.com.ar/

    ¡Abrazos!

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario :), por favor recuerda ser respetuoso al emitir tu opinión...