mayo 29, 2013

Pequeño bocado...


Estimados lectores, lamento mucho esto pero tras haber anunciado con bombos y platillos que Reencontrándonos arrancaría sin faltar el día de hoy, no he podido cumplir por completo. Estas son circunstancias que se salen de mis manos: SIENTO MUCHO ESTO
Sin embargo les dejo un pequeño bocado de lo que sería el prefacio (todo lo que pude transcribir). Gracias por ser tan consecuentes y nos leemos la próxima semana -ESTA VEZ SIN FALTA-.





      Despertar me costó mucho más de lo normal, sentí la cabeza pesada y algo me molestaba en la nariz. Traté de darme la vuelta como era mi costumbre pero no tuve éxito, en vez de eso una punzada terrible me atravesó la cabeza provocando que chillara de dolor.


     Me llevé la mano a la frente pero apenas había depositado los dedos en ella cuando una mano sujetó firmemente mi muñeca, di un respingo creyendo que la cabeza de me partiría en dos como una sandía para encontrarme con los ojos negros profundos de un hombre cuya sonrisa, hizo que mi corazón diera un vuelco.

- Hola Lisa, que bueno que hayas despertado

- ¿Cómo sabe mi nombre?

     Él no pareció inmutarse, sino que se apartó de mi un momento para regresar con una pequeña linterna en la mano. Sin que pudiese llegar a quejarme la apuntó a mis ojos logrando cegarme momentáneamente.

- ¿Recuerdas algo de lo que sucedió?

     Parpadee adolorida, traté y traté por todos los medios de aferrarme a alguna de las imágenes borrosas que rondaban en mi cabeza hasta que lo conseguí: Jaques y Alex se besaban, yo reía y al instante siguiente sentí mi rostro estrellarse contra algo entre blando y rígido. Dolor… demasiado, un grito desgarrador y nada más.

- Una parte – admití

- Perfecto, ¿quién era la chica que iba en el auto contigo?

- Mi prima, Alex

- ¿Y el joven?

- Su novio, Jaques

     Él asintió con tranquilidad y tras unos segundos lo observe salir de mi campo de visión, para cuando volvió ya mi visión se desdibujaba en los bordes. Apreté los ojos luchando por no dormirme, necesitaba demasiadas explicaciones.

- ¡Espere! ¿Dónde está Alex?

- Ella está bajo cuidados en estos momentos, estará bien

     Apreté los dientes sin comprender de que hablaba, pero para cuando quise hablar nuevamente ya la inconsciencia me había hundido en sus negras aguas (...)


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario :), por favor recuerda ser respetuoso al emitir tu opinión...